«

»

May 16

Me quedé donde debía

Soy de una generación que no debe sentirse sospechosa de amar uno sones, una forma de componer e interpretar y que a día de hoy parece ser una especie en extinción , aunque no estaría de más que se catalogase de especie protegida. Nos hemos criado escuchando los vinilos de Santa María Magdalena (El Arahal) en la Hiniesta; el Lunes en el Beso de Judas; El Martes tras la poderosa composición de la Presentación al Pueblo y subiendo el puente de Luis Montoto; de puente a puente y la escucho de forma reincidente en San Bernardo ¿qué os ha pasado ? y es que mira si el de los Bomberos tiene ángel, que hasta tiene marcha propia. Los Jueves eran para rezar en Monte Sión precedida de ese escuadrón a caballo de la policía armada que tantos recuerdos sigue acaparando en el disco duro de nuestra memoria. El epílogo del Decreto Trinitario nos rompía el alma en el adiós de los días de gloria que ha quedado en el reducto de mantener viva la historia de cada nuevo Domingo de paz en San Julián. Pescador de hombres, la Salve, el Himno de San Antonio, Cristo de San Julián, Pasa la Virgen del Refugio, Cristo de las Cinco Llagas y tantas otras que en nada difieren del ayer, con las que hoy siguen estrenando de la mano entre otros, de Germán García González y es que, si algo funciona ¿para qué cambiar?

http://grooveshark.com/#!/s/Cristo+De+La+Esperanza/512L5F?src=5

 

Por eso no entiendo, no puedo, no comprendo en qué ha degenerado mucha de la música para Agrupaciones Musicales. Formaciones como la citada, o la Estrella de Dos Hermanas ( Oh bendita Estrella) tienen a bien en su amplia mayoría de conceptos qué es la música procesional, y cómo ha de entenderse.

 

O la misma Pasión de Linares y entre otras su siempre emocionante Reo de muerte una formación seria y sabiendo llevar a buen puerto la medida de la propia medida, camino que la A.M Redención está sabiendo encontrar entre la selva que se abre a las composiciones neo catetas, neo burracas y neo aflamencadas y que se alejan y mucho-bastante- del sentido penitencial de la propia música.

Me quedé dónde debía, con esos Reyes despojados de tricornios, con las melódicas, con los sonidos de las flautas y hasta los xilónos.

Me quedé dónde debía por que no entiendo que se toque cualquieresperpento tras la representación pasional de una Imagen de Cristo. Y a los hechos me remito.

 

@ManoloRL

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes utilizar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>